Kobido


 

KOBIDO
A nadie le pasa desapercibido el maravilloso cutis que tienen los japoneses, su piel suele ser tersa, tanto que muchos se preguntan cuál es el secreto de la belleza y los cuidados que le ofrecen a la piel, siendo el Kobido uno de ellos.
Conocido desde la antigüedad como “El camino de la belleza” (KAO BI DO), engloba una sabia combinación de técnicas que unifican un protocolo facial estético con un masaje manual muy específico, donde se trabaja la musculatura profunda, reflexología facial, liberación de la fascia y drenaje de toxinas, ofreciendo un resultado inmejorable para la piel y los sentidos. El broche de oro del masaje facial.
Uno de los secretos de este masaje es la velocidad, ya que se combinan movimientos lentos y rápidos para reactivar la circulación de la piel facial, estimulando nervios faciales y destruyendo las células muertas. Al mismo tiempo se promueve de forma natural y en mayor medida la producción de elastina y colágeno en el organismo.
Los efectos del Kobido son visibles en UNA SOLA SESIÓN, ganándose una tras otra firmeza y elasticidad debido a su efecto acumulativo. En definitiva, con este masaje además de aportar una relajación óptima para la persona que lo recibe, podemos conseguir que las arrugas de expresión pierdan tanta pronunciación y se alisen, consiguiendo un efecto más rejuvenecedor eliminando la flacidez, dando brillo a nuestra piel y eliminando manchas u ojeras.
“Tener una piel tersa y radiante no tiene porqué llevar asociada la palabra cirugía”

 curso sin validez academica